jueves, 25 de agosto de 2011

Wenn ich gehe...


Hay veces en esta vida que no te das o no quieres darte cuenta de las cosas por el simple hecho de que la realidad no va acorde con tus gustos. Estos 18 años me han servido para percatarme de todo lo que sucede a mi alrededor, de la cantidad de personas que hay en el mundo y que en un momento dado sólo necesitas a una, de que nunca llueve a gustos de todos y de que la falsedad abunda vayas donde vayas. Está claro que a la hora de dejarlo todo sólo te fijas en los buenos momentos, en tu familia y en los que siempre han estado ahí y no te importan en absoluto los que algún día te hicieron daño. Desde aquí quiero dar las gracias a todos los míos, a los que alguna vez me ayudaron de cualquier forma y, cómo no, a los que ya no están pero estuvieron en mi vida, ya que, como dicen, experiencia es lo que se obtiene de algo que sale mal. A todos los que siguen conmigo, deciros que por mi parte vais a seguir, que aunque yo esté en otro lado, a muchos km de aquí, os voy a tener muy presentes. No quiero que la amistad acabe, a pesar de que sé que me llevaré muchos palos, pero en fin, eso es en lo que debo pensar menos ahora.

Me parece increíble que mi vida vaya a cambiar tan radicalmente en tan solo 5 días, con lo que yo había deseado este momento hacía años y lo veía tan lejano. Con la de veces que me he alegrado por dejar esta isla y su gente en momentos de tristeza. Con la cantidad de veces que he querido rehacer mi vida y no he podido... Pero ahora ya está todo hecho, ya está aquí y tengo que disfrutarlo. Tengo que mentalizarme de que todo va a salir bien y pensar que un montón de cosas buenas están al llegar. Que voy a estudiar lo que realmente quiero, muy importante para cada uno, que muchos no pueden; que voy a irme a la capital, donde no me va a faltar de nada; y que, si todo sale bien, tengo mucho más futuro allí que no aquí...

Que sepáis que cuesta mucho ver las cosas positivas de todo esto cuando estás a pocos días de coger un avión y marcharte, que dejo una parte o casi toda mi vida aquí y me voy sin nada, sola y a la aventura. Que no es nada fácil estar escribiendo esto y no derramar una sola lágrima por la cantidad de recuerdos que se me pasan por la mente en este mismo instante... Os voy a echar mucho de menos, voy a echar de menos todo, desde levantarme y ver la cara de sobados de mi familia hasta las broncas que me echan o incluso estar en casa sola sin hacer nada, pero el simple hecho de estar en casa lo voy a echar en falta... Y no hablemos de los abrazos, sonrisas y locuras de todos, de las fiestas, borracheras, cenas junto a los que me quieren, días de clase, de exámenes...

Me gustaría escribir mucho más, pero tampoco tengo tiempo... lo retomaré algún día de estos o quizás cuando ya no esté aquí y sepa realmente lo que echo en falta y necesito.


...Madrid.