jueves, 9 de febrero de 2012

Dani Martín

Presentimientos. Parece que lo sabía. En mi anterior entrada se me ocurrió publicar la canción "Mira la vida" y esa fue la elegida para el spot. Bueno... antes que nada, voy a contar un poco todo.

Como ya sabíais, desde el sábado llevaba haciendo la cuenta atrás para que llegara el martes, pues había sido una de las tantas ganadoras del concurso que hizo Dani Martín vía Twitter y me tocaba rodar un spot de Opticalia donde salía él. La cuestión es que quedé con Josemi y Fati (mis dos acompañantes de viaje y aventuras) a las 15:15 en Getafe y Fati fue la única puntual, Josemi y yo llegamos 5 minutos más tarde. Total, cogimos el cercanías de y media con destino Chamartín. Media hora de trayecto hasta allí y luego... luego nos equivocamos de metro. Llevamos los tres medio año viviendo aquí y aún seguimos equivocándonos, pero tenemos la esperanza de que algún día dejemos de hacerlo. Tuvimos que volver a Chamartín y el tiempo ya se nos ponía en nuestra contra. Después de dar mil vueltas, cogimos la línea que tocaba y, al cabo de unos 40-45 minutos, salimos por la boca de metro que tocaba, en la otra punta de Madrid. 

Nos costó poco encontrar el Auditorio, pues delante de él había 2893752985 camiones: sonido, tv, ambulancias, policía... todo bien preparado, más la cantidad de gente que, como nosotros, iba a verle. Nos pusimos a hacer cola porque teníamos que firmar una cesión de derechos de imagen (nos sentimos importantes y todo) y nos tenían que dar esas gafas que nos prometieron al principio del concurso y, aparte, un bocadillo de jamón serrano, un Huesito, una manzana y agua, por si fuera poco. Vamos, se portaron bastante bien. A partir de ahí empezamos a... congelarnos. 

Eran las 17:30 y hasta las 19:15 no abrieron las puertas. Esas dos horas nos las pasamos de pie y muertos de frío. No llega a ser Dani Martín el que estaba dentro y nos hubiésemos ido a los 10 minutos, era insoportable. No obstante, mereció la pena la espera cuando entramos y vimos que todo estaba lleno excepto las filas de delante. Nos sentamos en la 6ª, donde minutos más tarde se colocaron los padres de Dani. 

Perdonadme por no acordarme con qué canción empezó todo, pero creo que eso es lo de menos. Entre canción y canción grabábamos un trozo de "Mira la vida" para el spot, que lo repetimos como 10 veces mínimo, para que todo saliera perfecto. Mirarle, sonreír. Oírle y volver a sonreír. Inexplicable esta experiencia, otra más para la colección de momentos inolvidables. Acabó todo a eso de las 22:30 y empezó a firmar autógrafos y a hacerse fotos con aquellos que podían y tuvieron suerte. Afortunadamente, fui una de esas personas y aquí os dejo mi foto. 


Espero que la disfrutéis igual que yo, que no dejo de mirarla y recordar ese momento.

Gracias Dani, eres GRANDE.

"En la vida, las cosas bonitas hay que vivirlas dos veces".

Suena "Mi lamento". Los pelos de punta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario